¿Es posible eliminar el microblading?

eliminar Microblading
Aplicando Microblading

¿Es posible eliminar el microblading?

Muchas mujeres en la actualidad se han decantado por el uso de esta técnica tan particular. Otras, una vez visto los resultados, no están conformes. Es aquí donde la eliminación del microblading entra como una opción para estas técnicas de belleza. Sin lugar a dudas, el microblading es una opción muy recomendada, pero tiene sus efectos secundarios. Asimismo, no es para todas las mujeres, así como hay pocas personas que saben a la perfección cómo aplicarlo.

¿Qué es el microblading?

De manera resumida, esta técnica consiste en la implantación progresiva de pigmentos en la piel para simular el vello de las cejas. Si bien emula los tatuajes, no es una técnica de por vida. El objetivo principal es hacer ver mayor volumen en cejas con poco vello o en algunos casos carentes completamente de este. El microblading tiene una duración promedio de 6 meses. Este periodo de tiempo no es preciso, ya que dependerá mucho de la fisiología de la persona.En consecuencia, sí es posible eliminar el microblading, mucho antes del tiempo estipulado de duración. Existen en la actualidad varias técnicas para el borrado de este pigmento. Algunas de estas técnicas pueden tener algunos efectos secundarios o, en su defecto, ser bastante costosas. Igualmente, su efectividad dependerá de las condiciones corporales de la persona.

Borrado de microblading con láser

Esta técnica tiene bastante tiempo de haberse creado, pues es la misma usada para la eliminación de tatuajes. El láser en cuestión llamado Q-Switch es un avanzado haz de luz que actúa con diferentes longitudes de onda. Al tener este poder de análisis de longitudes de onda, actuan de manera particular en cada color analizado.

El borrado de microblading con esta técnica láser, si bien tiene sus beneficios, es bastante delicada. A pesar de llevar menos sesiones para la eliminación del microblading, puede ser bastante complicado debido a la naturaleza del microblading. En esa técnica de maquillaje de cejas se usan pigmentos, algunos naturales y otros sintéticos. Esto se traduce en una mezcla de tipos y colores que complican el uso del Q-Switch.

El uso de láser es una de las técnicas con menos efectos secundarios antinaturales. Más allá de la picazón, ardor, cambio de color en la piel o alguna esperada pero muy poco probable infección, es una técnica bastante útil. Su uso es el que más se recomienda si se desea eliminar el microblading, a pesar de ser bastante costosa.

Despigmentación de la piel con ácidos orgánicos

La piel tiene varios mecanismos de defensa cuando se crea pigmentación extraña en alguna zona. Lo podemos ver al quitar la costra de una herida o al tener quemaduras por el sol. La piel sencillamente emparejará el color, hasta donde pueda, de la zona en cuestión. Este mecanismo es realizado por varios ácidos derivados de nuestro organismo. Esta es la base de la técnica de eliminación de microblading con ácidos.

El uso de ácidos orgánicos creados de manera artificial estimula la despigmentación de la zona coloreada. De esta manera, se destruye el pigmento usado en las cejas, siendo este absorbido por el cuerpo. Los ácidos usados son varios y todos tienen la misma función. La única diferencia sería el tiempo de espera para hacer efecto. De igual forma, la aplicación del ácido se realiza con la misma máquina de micropigmentación. Esto se traduce en que se sentirá un dolor similar al realizado durante el microblading o durante un tatuaje.

Los efectos secundarios de esta técnica dependen en gran medida del tipo de ácido que se use, su extensión y la reacción del cuerpo al ingreso del ácido en la piel. De esta forma, se puede esperar desde simples erupciones y algunas micro quemaduras, hasta una posible complicación o rechazo del ácido. La actuación del ácido puede llegar a ser bastante agresiva si se expone imprudentemente al sol.

Matizado o corrección con otros colores

Esta fue en su momento la única técnica realizada para la corrección de un trabajo de microblading. Si bien existía la técnica de eliminación de tatuajes con láser, era muy primitiva. En algunos casos, el láser quema irreparablemente la piel, haciendo la técnica imposible de usar en el rostro. Más recientemente, con la atenuación de su poder y consecuentes avances, se pudo usar el láser sin problemas. Pero hasta entonces, el matizado con otros pigmentos era la solución.

En este caso, muchos centros estéticos se especializaron el desarrollo de técnicas para mejorar el microblading mal hecho. Se puede resumir esta técnica como un arte, pues el arreglo de una micropigmentación puede ser bastante ardua y difícil. Muchos profesionales del maquillaje se especializan actualmente en esta técnica, siendo bastante menos costosa que las anteriores y mejorando los resultados que, en algunos casos, pueden contentar al cliente, llegando a quedarse con la pigmentación de sus cejas.

La inclusión de otros pigmentos, que hagan juego con los ya utilizados, puede llegar a ser caótico. El uso de colores muy oscuros podría echar por tierra cualquier tipo de arreglo. Asimismo, cejas con colas muy caídas o asimétricas no podrían arreglarse. De esta manera, el matizado o corrección del microblading consistirá en el mejoramiento de los resultados, y no en la eliminación de este.