Diferencia entre el microblading y la micropigmentación

Tratamiento Micropigmentacion

¿Cuál es la diferencia entre el microblading y la micropigmentación?

Las cejas son una parte importante del rostro que lo enmarca y refuerza las facciones. Hay muchos estilos de cómo llevarlas. Muchas veces varía con los años la moda de cómo usarlas, delgadas o gruesas, pobladas, arqueadas o más rectas.

Es por ello que a lo largo de los años se han innovado en productos y técnicas para poder dar la forma deseada según los gustos de las personas o la moda. Unas de estas técnicas son el microblading y la micropigmentación, que vienen a sustituir al tatuado de las cejas. Estas técnicas permiten pigmentar las cejas de forma permanente o semipermanente, ambas con un acabado bastante natural.

Ambas técnicas son una opción para aquellas personas que tengan poca pigmentación en las cejas, les falte pelo o tengan pequeños baches. Son una alternativa para no tener que maquillarlas a diario y permiten ahorrar un poco de tiempo en la rutina diaria. Con las mismas se obtienen cejas más definidas, con volumen y simétricas, dándole más fuerza al rostro.

Tanto en el microblading como en la micropigmentación se enfocan en dibujar los pelos de las cejas uno a uno para lograr el acabado de una forma más natural. Se utilizan también pigmentos de tonos más naturales que se asemejan a los colore de cabello.

¿En qué consiste el microblading?

El microblading se considera una técnica semipermanente, cuyos resultados pueden durar entre un año a año y medio. Para aplicarla se utiliza un bisturí muy parecido a una pluma cuyo nombre es “tabori”. Dicho instrumento se utiliza al hacer pequeños cortes en la piel del área de las cejas, es en estos donde se coloca el pigmento. Estos se colocan en la capa basal de la epidermis, siendo bastante superficial, no es necesario que el corte sea profundo.

La técnica del microblading es la más reciente y novedosa, obteniéndose con ella unos resultados más naturales. Este procedimiento es más delicado, ya que el “tabori” es más delgado que las agujas que son utilizadas en tatuajes y en la micropigmentación.

¿En qué consiste la micropigmentación?

La micropigmentación es una técnica que se usa para maquillar las cejas de forma permanente. Para ello se utiliza un dermografo, es decir, una aguja con cuya punta se dibuja cada pelo de la ceja y otra aguja con 3 a 5 puntas que permiten rellenar y sombrear.

Para esta técnica se utilizan unos pigmentos a base de aceite que son hipoalergénicos. Estos se colocan en la epidermis, que viene siendo la capa más externa de la piel. La misma es utilizada en las cejas, pero también tiene aplicaciones en la pigmentación de los ojos, labios, capilares o de las aureolas.

Este procedimiento puede tener una duración más extensa que otros, sin embargo, no siempre es permanente. Puede durar de uno a cinco años como mínimo. Es necesario en algunos casos que se realice un retoque en el color de las cejas después de un año o año y medio. Todo esto depende del tipo de piel en que sea aplicado, la edad y de cómo se trate para hacerle mantenimiento.

Diferencias entre microblading y micropigmentación

La diferencia principal de ambas técnicas es la duración de los resultados. En el microblading es semipermanente con duración máxima de año y medio. Mientras que la micropigmentación es más permanente y se mantiene en muchos casos de forma indefinida, aún cuando es necesario uno que otro retoque.

Otra diferencia es el instrumento que se utiliza para la colocación del pigmento. Para la micropigmentación se una el dermografo, más parecido a la aguja que se utiliza en tatuajes. La pluma “tabori” que se usa en el microblading es más delicada y da un efecto más natural.

El acabado del microblading se ve más real que el de la micropigmentación, razón por la que algunos la prefieren aun cuando tiene menos duración el resultado.

Recomendaciones para ambas técnicas

Ambas técnicas son muy buenas y útiles, es recomendable tomar ciertas precauciones cuando se vaya a proceder con cualquiera de ellas. Es recomendable hacer dos pruebas, una para verificar que no se es alérgico al pigmento que se utilizará, la misma se debe realizar unos días antes para evaluar si no hay problemas. La segunda es realizar un dibujo a lápiz para asegurarse de que la forma que se le dará a la ceja es la más apropiada según el gusto de cada persona.

La aplicación del microblading y la micropigmentación de las cejas duran aproximadamente una hora o dos, siendo realizadas en un ambiente estéril, por personal capacitado, pigmentos autorizados, con instrumentos desechables. Para realizarlo se recurre a cremas anestésicas para mayor comodidad del cliente y evitar molestias dolorosas durante la aplicación.

Los resultados se pueden observar a los días de realizado el procedimiento, observándose una coloración más oscura los primero días. En unos días se perderá la costra formada y parte del pigmento, quedando el tono elegido en las cejas.