Aceite de almendras para hacer crecer tus cejas

aceite de almendras

Aceite de almendras para hacer crecer tus cejas

Las cejas son muy importantes para el aspecto de tu cara, por esta razón debemos cuidarlas y asegurarnos de que estas tengan el grosor adecuado que se ajuste a nuestro rostro. En caso de que necesites que tus cejas se vean un poco más gruesas, tienes un par de opciones a tu disposición.Una de las opciones más conocidas es el uso de tatuajes. Esta te garantizará resultados de forma inmediata. Esta opción puede ser un poco radical para algunos y puede que no te vaya a gustar como se vean las cejas tatuadas. Por esta razón, te hablaremos de una alternativa más sencilla y natural, el aceite de almendras.

¿Por qué utilizar aceite de almendras en las cejas?

El aceite de almendras es un producto rico en vitaminas, proteínas y macronutrientes. Estas son muy útiles para nuestra piel, debido a sus propiedades hidratantes y restauradoras. El aceite de almendras puede ser utilizado para mejorar la condición del cabello, tratar quemaduras, humectar la piel y fomentar el crecimiento de vello facial.El uso de aceites naturales para estimular el crecimiento de tus cejas es una excelente alternativa. Este tipo de tratamiento es económico, no consume mucho tiempo y aunque no produzca resultados de forma tan inmediata te pueden evitar problemas a largo plazo.Algunas de las alternativas más comunes para enfrentar las cejas despobladas, como pueden ser el uso de tatuajes, tienen un efecto muy permanente que podría no gustarnos tanto después de un tiempo. Por otro lado, utilizar lápices para rellenar nuestras cejas diariamente nos puede costar mucho tiempo y darle un aspecto inconsistente a nuestro rostro si no lo hacemos con mucho cuidado.El aceite de almendras es un producto completamente natural y que se puede conseguir fácilmente. Aunque este se puede usar de forma similar a otros productos como el aceite de castor y el aceite de ricina, este es más económico y suele generar mejores resultados en aquellos con pieles sensibles.En la actualidad se puede encontrar el aceite de almendras en una gran cantidad de variedades. Este también es parte de muchos productos cosméticos como cremas y lociones diseñadas para hidratar y mejorar el aspecto de la piel.

Precauciones a la hora de comprar y aplicar el aceite de almendras

Debemos tener gran cuidado a la hora de comprar el aceite de almendras que vamos a utilizar en nuestras cejas. La variedad de almendras más utilizada es la almendra dulce. Esta variedad de almendra es completamente inofensiva para nuestro organismo y es la que debemos buscar.

La variedad de almendra, conocida como almendra amarga, es mucho más fuerte y ácida. Esta pueda causar problemas digestivos y respiratorios si se ingiere y también puede ocasionarnos daños en la piel si la utilizamos con mucha frecuencia. Por esta razón, debemos asegurarnos de que el aceite de almendras que compremos contiene almendra dulce y no amarga.

El aceite de almendras es un producto que se puede conseguir fácilmente en cualquier farmacia. Debemos buscar en la sección donde se encuentran las lociones y productos para el cuidado de la piel. Este aceite suele tener un precio bastante económico. Siempre debemos recordar revisar las etiquetas de los productos que compramos. En este caso, debemos asegurarnos de que el producto contiene aceite de almendras y vitamina E.

Es importante mencionar que, si tenemos algún tipo de alergia relacionada con los frutos secos, no es recomendable hacer uso de este tipo de aceites. Las reacciones alérgicas pueden ser muy peligrosas si no se tratan con cuidado. En caso de que conozcamos si somos alérgicos y se presente alguna irritación, lo mejor será suspender el tratamiento y consultar con un dermatólogo lo más pronto posible.

¿Cómo debo aplicar el aceite de almendras sobre mis cejas?

Utilizar el aceite de almendras es bastante sencillo. Lo primero que debes hacer es conseguir el aceite de almendras y algo de algodón. Luego, deberás limpiar tu rostro profundamente para asegurarte de que no tienes maquillaje ni nada que pueda estorbar. A continuación, ubícate en un lugar cómodo donde puedas ver el área donde vas a aplicar el aceite fácilmente con un espejo.

Moja un poco el algodón con el aceite de almendras y procede a frotarlo sobre la superficie deseada. Asegúrate de que el algodón no está demasiado empapado, lo importante es cubrir la superficie ligeramente, no hace falta que bañes tu rostro en aceite. Recomendamos tener una toalla o algún trapo a mano para que limpies los excesos y en caso de que haya un derrame.

Repite este proceso al menos dos veces al día por tanto tiempo como tome observar resultados. Recuerda ser paciente, este tipo de tratamientos pueden tardar algún tiempo en hacer efecto y los resultados pueden variar mucho de una persona a otra.